El fundamento de la seguridad falsa

• “La jornada del Lager era una constelación de innumerables expoliaciones vejatorias: para el control de los piojos, para el registro de los vestidos, para el reconocimiento de la sarna, para la higiene matutina; y además para las selecciones periódicas, en las cuales una “comisión” decidía quién era todavía apto para el trabajo o quién estaba ya destinado a ser eliminado. Pues bien, un hombre desnudo y descalzo se siente con los nervios y los tendones cortados: es una persona inerme.
La ropa, aun aquella inmunda que nos repartían, hasta los zapatones de suela de madera, son una defensa débil pero indispensable. Quien no la tiene se deja de percibir a sí mismo como un ser humano y se siente como una lombriz: desnudo, pesado, innoble, inclinado hacia el suelo. Sabe que podrá ser aplastado en cualquier momento” Los hundidos y los salvados. Primo Levi. p. 149 (levi, sobreviviente, ante la situación extrema del campo de concentración en Auschwitz)

• Paralelamente, casi exagerando e incluso un poco ajustando en tono ni propio ni agradable, mas, sin duda, de consecuencia practica que, por tanto, convierte en deseable tal desavenencia de sentido, haciendo perdonable el recurso comparable al galimatías solamente, al parecer, es el precedido texto con el relato bíblico sobre Moisés y la zarza ardiendo en el Éxodo 3. ¿A qué se está haciendo referencia? a la inestabilidad causada por, en un primer momento, factores externos, y en uno segundo, internos. Aquellos SS, ejemplo harto usado, incluso ácido, empero pertinente al sentido y más al efecto que se quiere conseguir, serán las palabras duras y asertivas del Dios interpelante: !Quítate las sandalias, Moisés, que el suelo que estás pisando sagrado es!! ¿Que?? ¿quitarme la seguridad, que hasta cómica puede llegar a aparecer, que un añadido me ofrece?? Añadido en tanto no natural, no propio, espurio y degenerante. Aquí es donde ha de resaltar el carácter de “añadido” para la comprensión de incapacidad autosuficiente del humano, pretensión de este discurrir lingüístico. Con “añadido” queremos englobar todo aquello que, casi con actitud ciega nos vamos, nosotros humanos, consiguiendo artificiosamente para otorgarnos un estado de estabilidad falsa, al que hemos cargado el sentido de necesaria. Tal añadido se va comprendiendo, aunque intelectivamente deficiente, como ocasión personal, lo que, en último término, hace que nos percibamos como superiores a todo que ya es ni “yo”, ni “yo” (allende repeticiones inútiles, en sentido traslaticio se quiere hacer hincapié en el egoísmo cotidiano, normal y hasta característico de todo vivaz y perspicaz, entendido desde la fantasía infundada).

El peligro, aunque más la comicidad de la situación, es la negación absurda de la necesidad de todo apriórico trascendente, único posibilitante de mis posibilidades. Aquí le denominamos Dios, allá tal vez de otra manera, como se quiera, la verdad a la que nos remitimos es la misma, y es esta que sí, esa sí, nos otorga el “donde” de la realización de la vida, el “porqué” y “para qué”, aunque, si es ulterior a la fe desde donde se desee comprender la vida, es el “hacia dónde”, que posibilita. Más allá de esta apertura a la posibilidad, que por nosotros mismos sería inexistente, no sería la vida el factum inevitable. Las causas intrínsecas pueden comprenderse desde la introspección, y aquí no se pretende hablar de cada contingente, sin embargo, dígase que más clara es la imposibilidad del supuesto de autosuficiencia. Desde desórdenes psicológicos, atribuciones incorrectas, depresiones en detrimento (además del deseo caricaturesco de superioridad intelectual) se conformarí el enojo, incomprensión o indiferencia ante lo divino, ocasión de otro discurrir.
• Se ha mencionado sólo el aspecto, en general, del “añadido” que funda la seguridad falsa. Queda, sin embargo, pendiente el abordar tantos aspectos que de los dos relatos citados pueden hacerse (lo “sagrado”, el llamado, la principialidad de este llamado, la respuesta, el lenguaje usado, la conformidad de la individualidad, la equidad entre el uno y el otro, el desierto, el fuego, el liberum arbitrium, la necesidad humana, los aspectos intrínsecos al humano, la voz interior, la capacidad intelectiva, la pregunta ante lo desconocido, la posibilidad de esta pregunta, los SS, la situación límite, y un extenso etc., sólo para mencionar los de primera mano).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s