Acelerar la venida del día de Dios

p { margin-bottom: 0.21cm; }

El Evangelio, en tanto buena noticia, es una palabra que pretende realizar lo que dice (cfr. “El ser y el Mesías” José Porfirio Miranda, Ed. Sígueme, págs.184 – 185). 
“Esa convicción de eficacia causal, que es la de Jesucristo, puede documentarse existente hasta mediados del siglo II: “¿Cómo conviene que seáis en vuestra santa conducta y piedad, esperando y acelerando la venida del día de Dios?” (2 Pe 3, 11 – 12)
El eu – angelio cambia actual y realmente la realidad, es una felicidad de vida, es alcanzar la plenitud de la vida, en vida. ¿De qué manera podremos acelerar la venida del día de Dios? Sólo si vivimos la vida justa, esa que tiende al bien común, que ya Aristóteles afirmaba de ella el bien superior y más bello (cf. ética Nicomaquea), y que Santo Tomás nos explicó que esa es Dios mismo. Sin embargo, allende universalizaciónes abstractas, se necesita historizar la respuesta en vida, la respuesta urgente: No hay que IR a la Iglesia tanto como HACER Iglesia. Y eso es algo muy específico, actual e incómodo, y esto es el cambio de la realidad que la Biblia urge constantemente, es el cielo que te pide que vivas, es el reino que te pide que ayudes a construir, es la felicidad que supone como sentido último trascendente y plenificador de todo hombre, es amor vivido (que por cierto, no tiene nada que ver con el fanatismo religioso).


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s