Conocimiento sin autoridad, Karl Popper

Conocimiento sin autoridad1., comentario, Tzintli Velázquez Pacheco

“Primera tesis: Sabemos muchas cosas. Y no sólo sabemos muchos detalles de dudoso interés intelectual, sino también cosas de considerable significación práctica y, lo que es más importante, que nos proporcionan profundas inteorizaciones teóricas, y, por ende, una sorprendente comprensión del mundo” K. R. Popper.

popper1

El texto comienza analizando la validez de la tesis del empirismo acerca de la observación como fuente fundamental del conocimiento de la naturaleza, tesis que, como se puede notar en el texto, está en concordancia con la tesis del positivismo, coincidencia no desdeñable a la hora de obtener consecuencias de las críticas de Popper.

El procedimiento para conocer las fuentes del conocimiento en sus orígenes según los empiristas, nos dice Popper, es un proceso de búsqueda que tiene que remitir en última instancia al hecho de la observación. Esta tesis plantea en el fondo el problema de la regresión infinita como argumento, sin embargo, rescataremos aquí el problema que sólo es anotado y que desarrolla Popper en otro lado: toda observación implica una interpretación.

popperEsta idea es importante pues se contrapone a la idea de que existe realmente una verdad objetiva, y esta idea sí que es fundamental en este texto. No se trata, pues, de una observación pura en el sentido de describir la realidad, como si fuera ésta una sola, y como si las descripciones sobre esta realidad-una tuvieran que ser, por tanto, identicas. Es lo que Th. Kuhn señala en cuanto allende a la epistemología de corte empirista o racionalista, como el aspecto ideológico, histórico, político y psicológico, por ejemplo, que a su vez constituyen el marco conceptual de cada sujeto que “se acerca a la realidad”. Por eso cabe resaltar la idea del mismo Kuhn sobre la historia de las ciencias, en donde ésta puede ser descrita como la historia de sus diferentes paradigmas, mismos que se definen tanto por cómo cada observador se acerca al objeto estudiado, en el sentido metodológico, como por la forma en que éste se acerca a la realidad, realidad que existe en un contexto específico, en el sentido del marco conceptual del sujeto (2). Esta idea se contrapone antitéticamente a la idea de que las fuentes del conocimiento son aquellas a las que uno podría apelar, como podría hacerlo uno ante un alto tribunal o ante una autoridad superior. Aventurandonos, podríamos afirmar que la idea de contexto del sujeto y el modo de éste de acercarse a la realidad, como modificadores esenciales de la teoría sobre la realidad, se contrapone a la idea de que la realidad es una sola, y el modo y el contexto del que se acerca a ésta no modifica ni a la realidad misma, ni a lo que se pueda decir sobre ella.

la sociedad abiertaPopper se refiere al contexto del sujeto que investiga la realidad partiendo de la variedad de fuentes de nuestro conocimiento, en donde ninguna tiene autoridad, y por ser fuentes, todas añaden algo a nuestro conocimiento. Si la crítica que hace Popper al empirismo, y, en general, al modo de hacer ciencia, descansa fundamentalmente en el “enfrentamiento” entre tradiciones y su evolución como básico en toda postura, considero que haría falta hacer en su crítica misma la debida limitación temporal-conceptual (metafísico-epistemológica) de sus premisas básicas, así como estas palabras mismas. Es una crítica ulterior, en devenir constante, y además, contextual.

Lo anterior es a causa de ciertos conceptos con que Popper mismo lanza su crítica a los argumentos empiristas. Palabras e ideas como “violación del sentido común”; “pueden inducirnos al error”; “se apega a los hechos”, etc., que revelan el carácter contextual de las críticas mismas.

Esto puede ser más claro si tomamos, por ejemplo, lo que en el texto puede percibirse como la idea de “verdad” que Popper tiene. En la segunda de las nueve tesis de la sección IV del texto, dice “…preguntamos si la aseveración que se ha hecho es verdadera… es decir, si se apega a los hechos. (Que podemos funcionar, sin caer en antinomias, con la idea lde la verdad objetiva en el sentido de su correspondencia con los hechos, lo ha demostrado la obra de Alfred Tarski.)” Mas pregunto: ¿congruencia con qué? ¿con qué realidad? ¿desde dónde – conceptualmente – se accede a esa realidad?Más adelante, en la séptima de las nueve tesis de la sección IV del texto, afirma: “la coherencia no puede establecer por sí misma la verdad, pero la incoherencia y la incongruencia sí establecen la falsedad” Cabría hacer un análisis más completo – tomando en cuenta la obra completa del autor – sobre lo que Popper entiende por “verdad”, análisis no pasajero.

Porque, supongamos que esta idea – ante el autoritarismo, contexto – también es autoritaria, y también requiere ser verificada, a manera Popperiana, y estas palabras mías, a su vez, también, en regresión infinita ¿cómo es, pues, posible el conocimiento?

Sin embargo, más allá de pasar por el filtro de Popper a Popper mismo, cabe resaltar, por último, un apotegma perenne:

en lo que respecta a nuestra infinita ignorancia, todos somos iguales

(aunque G. Orwell, en su Rebelión en la granja, afirma que “todos los animales son iguales, pero algunos animales son más iguales que otros”)

1Miller, D. (comp), Popper: escritos selectos, México, FCE, 1995, pp. 49 – 60.

2 “Entre los problemas nodales en la filosofía de la ciencia contemporánea destaca el de la incómoda opción entre un positivismo ahistórico que pretende recuperar la racionalidad de la ciencia con base en una rígida concepción metodológica, y un relativismo pospositivista que, al cuestionar con evidencias históricas las pretensiones universalistas de racionalidad metodológica del positivismo, termina, en el extremo opuesto, en un relativismo radical (…) La estrategia de Larry Laudan para resolver este tipo de dilemas se basa en buena medida en integrar historia de la ciencia y filosofía de la ciencia, de tal manera que la elucidación de la racionalidad y del progreso de la ciencia reconozca su carácter esencialmente histórico”, González Valenzuela, J., “Significación de la obra de Larry Laudan”, en “Progreso, pluralismo y racionalidad en la ciencia. Homenaje a Larry Laudan”, Ambrosio Velasco Gómez, coord., UNAM, México, 1999.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s